El agua de rosas es uno de esos productos que han usado las abuelas durante mucho tiempo. Tiene muchísimos beneficios, huele delicioso, tiene una textura ligera, es barata y deja la piel impecable.

Tiene propiedades antisépticas, antiinflamatorias, antibacteriales y funciona como un humectante natural. Hay muchos productos que ya vienen inficionados con agua de rosas, pero si no quieres invertir mucho, puedes conseguirla en tiendas de autoservicio o farmacias. Solo dilúyela un poco con agua filtrada porque puede llegar a ser fuerte y crear efectos contrarios, como irritar.

Aquí otras maneras de utilizar agua de rosas:

Como tónico

Elimina residuos de maquillaje y suciedad, ayuda a preparar la piel para los siguientes productos. Moja un pad de algodón y pásalo por toda la cara, cuello y escote.

Úsalo para hidratar

Rocía un poco sobre la piel y deja que seque naturalmente. La puedes aplicar varias veces al día para refrescar y nutrir de manera natural.

Para después de depilarte

Rocía un poco en la zona que depilaste, te ayudará a refrescar la piel y a calmar las irritaciónes.

Para preparar la piel antes del maquillaje

Si quieres lograr un buen maquillaje, tener la piel humectada es básico. Limpia tu piel y con un atomizador aplica agua de rosas, deja que se seque y después ponte crema humectante o primer y maquíllate para quedar perfecta toda la noche o todo el día. También puedes congelar el agua de rosas y pasar el hielo por toda tu cara, cuello y escote antes de maquillar.

Antes de tu mascarilla

Si quieres darle un boost a los efectos de tu mascarilla, aplica un poco de agua de rosas con ayuda de un algodón.

Categories: Cuidado Personal