Llega el viernes y ya estamos pensando en cómo nos la vamos a pasar en la noche. Nos arreglamos, nos ilusionamos y luego nos pasan estas tragedias que te bajan la fiesta en un segundo. Estas son, para nosotras, las peores tragedias de la peda.

Que se te olvide el IFE y te lo pidan en la puerta.

 

Que no dejen entrar a uno de tus amigos y tengas que ser buena persona y cambiar de antro porque el tarado salió en tennis.

Pasarte horas en el peinado y que te tiren un vaso encima en cuanto entras al antro.

Que te baje y no vayas preparada.

Llegar al bar muriéndote de hambre y que ya esté cerrada la cocina.

Perder el celular, marcar en cuanto te das cuenta y que ya esté apagado.

Que no pase tu tarjeta y no haya cajero cerca.

Que te cierren la barra cuando apenas te estás ambientando y nadie quiera buscar un after.

No acordarte cuando vas a salir de casa que vas a tener que hacer pipí en un baño mojado de antro y ponerte un jumpsuit que te tienes que quitar completo.

Que alguien en tu mesa rompa un vaso y te tengas que volver a subir a los tacones incomodísimos que ya te habías quitado.

Que ya te quieras ir y tu pareja esté enfiestadísima.

Que tu amiga tome de más y la tengas que cuidar.

Que llegue un tipo a quererte ligar y cuando le dices que tienes novio te conteste “¿Y qué? ¿No te deja tener amigos?”

Ser la sobria que tiene que dividir la cuenta al final de la noche y que encima te quieran cobrar 40% de propina.

Que cuando ya te vas del bar te das cuenta de que te robaron la chamarra.

Tener que hincarte en el baño del antro a vomitar.

Ligarte a alguien del trabajo porque estabas pedísima.

Salirte de la fiesta por ir a coger y que el sexo sea malísimo.

Creditos;ActitudFEM.
Categories: Cuidado Personal