Se van a jalar los pelos, les vamos a decir por qué es tan importante comer en familia y todos los beneficios que tiene para sus críos.

Una investigación publicada por la revista Américan journal Pediatrics indica que en las familias que comen juntas:
• Los niños tienen 35% menos de posibilidades de desarrollar trastornos alimentarios.
• Son 24% más propensos a comer sano.
• Tienen 12% menos de posibilidades de ser obesos.

Un estudio del California Childcare Health Program reveló que los niños que comen con sus familias, son más felices y más seguros de sí mismos.

Un estudio de la Universidad de Columbia demostró que comer en familia fortalece los lazos familiares, 71% de los encuestados dijo que es el momento perfecto para conversar, ponerse al día o simplemente disfrutar de su compañía.

Las familias alrededor de todo el mundo cenan juntos, aunque la comida en particular puede variar de país de importancia en cada en país, y los adolescentes y sus padres acuerdan que cenar juntos es importante, aunque los padres de dan más valor a la hora de la cena.

En el World Family Map de 2012, se encontró que:
• El 74 % de adolescentes de 15 años en México hacen una comida con sus padres en la misma mesa casi cada día de la semana.
• Este porcentaje fue muy similar en Chile y en Corea del Sur, y quedó por debajo de países como Italia, Alemania y China.
• La alimentación es una de las cuestiones que más ansiedad causa a las mamás, en parte porque son responsables de la alimentación de otra personita.
• Entre toda la confusión de informaciones, a veces se nos olvida que lo más básico de nuestra alimentación, se remonta al hecho de compartirla y disfrutarla con las personas que más queremos. En otras palabras, se nos olvida devolverle el encanto a un acto que se ha vuelto una fuente de estrés.
• Una de las formas de devolver el encanto, sin duda es cuando compartimos con los seres queridos.

No compartir cosas con sus hijos, crean una herida. Aquí las 15 más comunes que les podrías dejar

¿Qué es eso de la comensalidad?
• La comensalidad es en pocas palabras, el hecho de comer juntos.
• Por su raíz etimológica, Co = significa compartir, Mensa= significa mesa. Literalmente, compartir la misma mesa.

• El hecho de comer juntos trasciende más allá de lo que comemos. Incluso muchas palabras de nuestro vocabulario de raíz latina, contiene algunos significados que remiten al hecho de compartir los alimentos.
• Por ejemplo, las palabras compañía, acompañar o compañero, se refieren literalmente a aquellos que comparten el pan. (co = comedere = comer, panis = pan, “comer del mismo pan).
• Compartir la comida satisface un instinto de supervivencia básico, puesto que desde que existían los cazadores – recolectores, se necesitaba compartir la tarea de la caza para poder compartir el alimento y de esta manera sobrevivir.

• Entre las necesidades básicas que tenemos las personas, según Maslow, tenemos: la respiración, la alimentación, el descanso, el sexo y la homeostasis. Sólo la alimentación y el sexo son actividades que no son estrictamente personales. Y dejando de lado filias específicas, sólo la alimentación es la que socialmente podemos realizar en grupo.

• El hecho de compartir la misma mesa ha tenido a lo largo del tiempo, diferentes significados que van más allá de los alimentos. Así tenemos, por ejemplo la última cena de Jesucristo, que es un acto en el que todos comen y beben por última vez con Jesucristo de lo que simbólicamente y para los católicos, significa el cuerpo de cristo.

• En la antigua Grecia, la ciudadanía estaba dada por aquellos que podían participar en los banquetes públicos (ni los sirvientes ni las mujeres).

• Los rituales de muchas culturas, tienen que ver con formas de compartir la comida y la bebida. Por ejemplo, los Mexicas hacían de la bebida del chocolate, un ritual festivo religioso al que sólo accedían los dignatarios y los representantes religiosos.

• De esta manera, el comer juntos indica la pertenencia a un grupo. Aquellos que comen juntos son los que por alguna razón son similares, y se delimita una diferencia con aquellos con los que no se come. Esto aplica por ejemplo, a la forma en la que comemos en cierta cultura (comidas nacionales como la mexicana, la italiana, la japonesa), hasta lo que comemos al interior de un grupo (lo que comemos con la familia, con nuestro grupo de amigos, con los colegas, con la pareja, etc.)

Además de comer bien, deben dormir bien. Chequen la importancia

• Compartir la comida, marca también un instinto primitivo en el sentido en el que aquellos que comen juntos se tienen mutua confianza para compartir lo que comen y no morir envenenados.

• Recientemente, se ha volteado a ver a la comensalidad como una forma de poder estudiar nuestra forma de alimentarnos actualmente y todos los significados que ello conlleva.

• Todas las personas, compartimos en una medida más o menos estable, la gente con la que compartimos nuestras comidas cotidianas (si es que comemos con alguien) y nuestras comidas festivas.

Creditos;Moi

Categories: Estilo de Vida Salud