Una decepción amorosa llevó a este hombre a hacer algo insólito: llamar al 911 para denunciar a su pareja por ‘haberle roto el corazón’.

Egardo R. reportó el robo de su vivienda; sin embargo, cuando los agentes llegaron se dieron cuenta de que no existió ningún delito.

Lo que el joven quería era desahogarse: “Ella entró en mi corazón y ahora se va como si nada, me robó mis sueños, mis ganas de vivir, la idea de un futuro feliz a su lado”.

En respuesta, los policías le reprocharon por hacerlos ir para una situación sentimental; sin embargo, no pudieron evitar conmoverse por la trágica historia y el sufrimiento del joven.

Los agentes intentaron reanimarlo; no obstante, le dejaron en claro que no necesitaba ayuda legal, sino una cita con un psicólogo.

Categories: Moda