Te decimos cómo detectar este padecimiento en tu pequeño desde que está en tu vientre.

El labio leporino es una malformación que puede ser causada por factores genéticos. También es llamado fisura labiopalatal, ya que el labio superior del bebé tiene una hendidura y afecta al habla. Incluso, el bebé puede tener dificultades al momento de succionar la leche materna. Afortunadamente, esta deformación se puede detectar durante el embarazo y tiene tratamiento.

Labio leporino diagnóstico embarazo. Foto: Unsplash

EL LABIO LEPORINO PUEDE SER DETECTADO DURANTE EL EMBARAZO

De acuerdo al Dr. Paulo Marinho, ginecólogo y obstetra, es posible descubrir si el bebé tendrá ese tipo de malformación desde que se encuentra en el vientre. Dependiendo del tamaño de la fisura, el diagnóstico se puede hacer en el prenatal, por ultrasonido.

Durante el examen, el cual se puede realizar generalmente a partir de la semana 20 de gestación, se estudian diversas áreas del cuerpo del bebé, incluyendo posibles lesiones en los labios.

Sin embargo, de acuerdo a las revelaciones del médico, en algunos casos esa anomalía no se alcanza a percibir:

«En casos raros, las lesiones pueden pasar desapercibidas por ser pequeñas o porque el bebé está en una posición desfavorable en el momento del examen. Sin embargo, a la hora del parto se identifican».

DIFICULTADES QUE TIENE UN BEBÉ CON LABIO LEPORINO

El bebé puede tener dificultades para succionar la leche de la madre durante la lactancia. Si este problema no se corrige, existen riesgos de que el niño(a) tenga dificultades para hablar así como también problemas auditivos en el futuro.

También puede padecer trastornos respiratorios como la rinitis y la sinusitis, los cuales son frecuentes en estos casos. Los especialistas dicen que la dentadura también se ve afectada, ya que los dientes pueden crecer fuera de tiempo y hasta en diferentes posiciones.

TRATAMIENTO PARA LABIO LEPORINO

Según el Dr. Marinho, es recomendable que la malformación sea corregida lo más rápido posible y explica que algunos procedimientos pueden comenzar en las primeras horas de vida.

«Una intervención no quirúrgica permitirá que el bebé respire con más facilidad, y muchas veces consiga tomar leche, del pecho o del biberón, con un menor riesgo de aspirar para el pulmón. La cirugía se hace después junto con otros profesionales», explica el Dr. Marinho.

Por otro lado, los procedimientos quirúrgicos se realizan después de los tres meses. El tratamiento consiste en una serie de cirugías, por lo que puede llevar algún tiempo. Generalmente, los médicos acompañan al niño hasta la edad adulta para verificar si hubo cambios con la formación del rostro.

PREVENCIÓN:

Lo mejor que puedes hacer para prevenir esta y otras malformaciones en el bebé, es tener hábitos saludables durante la gestación como seguir una alimentación sana y descansar muy bien.

Lo que no debes hacer:

  • No consumir alcohol
  • No desvelarte
  • No consumir drogas
  • No tomar medicamento (sin aprobación de un médico)

Por;Soycarmin.

Categories: Estilo de Vida