LA CLAVE ESTÁ EN ELEGIR, COMBINAR Y DESTACAR

Por muy fashion o a la moda que luzca, no toda la ropa es apta para el trabajo. Por eso, es importante saber el momento adecuado para usar ciertas prendas y la ropa que no, así que toma nota.

1. Minifaldas

Se ven muy lindas y sexis para una fiesta, pero en una oficina lo ideal es usar faldas que no nos resulten demasiado incómodas, ya que esta prenda se sube con facilidad. La formalidad del trabajo exige una presentación impecable y sin llamar la atención. Estilo y belleza, ante todo.

Moda: ¡Cuidado! Esta es la ropa que no debes usar en la oficina

iStock

2. ¿Ropa deportiva en la oficina?

A menos que vayas al gym o salgas a correr, por obvias razones, este tipo de prendas no es una buena opción. Aunque los sneakers son increíblemente cómodos y pueden ser válidos en un viernes casual, no añadas el resto del outfit deportivo.

3. Jeans rotos

Si lo que quieres es lucir profesional, que tu imagen dé una buena impresión o transmitir una imagen pulcra y limpia, los jeans rotos a la moda no son la mejor opción.

4. Tacones de plataforma alta

Estos zapatos, aunque se vean fashion, pueden provocar malas posturas, torceduras y malformaciones en los pies. Si en la oficina llevas unos tacones de infarto y el trabajo requiere movilidad, no son buena idea.

5. Ropa ajustada para ensalzar tu belleza

Prendas como vestidos, blusas o jeans ajustados pueden provocar daños en la salud como la falta de circulación o problemas con la postura. Lo importante es sentirse cómoda y poder respirar.

Esta es la ropa que no debes usar en la oficina

iStock

La formalidad indica qué prendas vestir y cuáles no. Obviamente, no uses el traje sastre completo o lo que se usaba en los años noventa. Hay que recordar que no todo en la moda es precisamente apto para llevar a la oficina. Solo elige, combina y destaca.

Creditos;Redacción.

Categories: Moda