Es así que para poder ser creativos, resolver los retos de la vida, acordarte de dónde dejaste las llaves o de en qué año te graduaste, es importante que tu mente se convierta en un lienzo blanco que permite la llegada y creación de información realmente valiosa para ti.

Busca un espacio del día en el que cuentes con 30 min para ti.

Imagina que estás haciendo una limpieza general de tu mente, anotas absolutamente todo lo que te preocupa, lo que tienes que hacer, lo que anda dando vueltas en tu mente, lo que te inquieta, lo que te gustaría sentarte a pensar, tus sueños, todo absolutamente todo lo que está en tu mente, hasta que sientas que ya no hay nada más.

Si es tu responsabilidad ocuparte de eso, si el hacerlo te dará un resultado positivo para ti o no.  Deshecha la basura de tu mente. Pásalo a tu agenda y hazlo en el momento en el que es su momento hacerlo.

Actúa en el tiempo asignado

Una vez que tienes todos tus pendientes en tu agenda y todo lo que quieres hacer, te dedicas a actuar, ejecutar y realizar eso que anotaste con enfoque y concentración, pues sabes que tienes destinado el tiempo para hacer eso, y simplemente haces eso.

“mientras más logro, mejor persona soy”.

Eso está totalmente equivocado, pues le hemos dedicado mucho tiempo al hacer, y no nos dedicamos el tiempo necesario a observar qué estamos sintiendo y qué estamos pensando.

Puedo permitir tanto la entrada como la salida de pensamientos que no me ayudan, y no porque existieron significa que son verdad o que les tengo que hacer más caso del necesario.

Si todo lo que pensaras lo hicieras en ese momento, bueno, no habría problema. Pero como nuestra mente es tan ágil y veloz, mientras estás leyendo esto puede ser que pienses en tres cosas que tienes por hacer, o que te lleguen ideas de proyectos increíbles, que se quedan como ideas nada más.

por: Sisi Chu

Categories: Estilo de Vida