El tiempo pasa para todos, incluso para aquellos que en determinados momentos ocuparon los titulares de periódicos y portales web en algún momento.

Este es el caso de los adorables sextillizos que años atrás enamoraron al mundo con su singular historia, que incluso llegó a la televisión.

Alegría multiplicada

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis: toda una gran familia, en un solo nacimiento.

La familia McGhee, de Columbus, Ohio, Estados Unidos, se volvió famosa tras publicar una foto familiar inigualable: el padre, Rozonno, tendido boca abajo, con sus seis hermosos hijos (4 niños y 2 niñas) durmiendo sobre él y la madre, Mia, mirando la tierna escena.

El inusual retrato de la familia fue muy publicitado y el motivo de conversación obligado de Columbus desde que se compartió en las redes sociales.

“Sabíamos que era especial, creo que la gente todavía recuerda haberla visto hace años. Tener seis bebés durmiendo encima de su papá, es un retrato único”, dijo el fotógrafo Brian Killian.

Ahora la familia celebró recreando la ya famosa foto. Más grandes, por supuesto, pero siempre adorables. El fotógrafo fue nuevamente Killian.

Impacto

En su momento, esta familia había llamado la atención de la famosa conductora Oprah Winfrey.

Ella invitó a los McGhees a su exitoso programa,donde hizo conocer su historia y además, les regaló un gran presente: un crédito para compras en Wal-Mart de 250.000 dólares. Además, la estrella televisiva financió la luna de miel, ya retrasada, de Mia y Rozonno en Las Vegas.

Esto funcionó como un catalizador, ya que la números familia comenzó a recibir numerosas donaciones, como pañales y carritos para bebés. La ayuda recibida fue tanta, que en un momento la familia agradeció y tuvo que decir que no a algunos presentes, porque ya habían recibido suficientes.

A la TV

Los sextillizos Madison, Olivia, Rozonno Jr, Elijah, Isaac y Josiah y por supuesto, sus orgullosos papás, protagonizaron un famoso programa de televisión en Estados Unidos, que se estrenó en diciembre de 2012. Se llamó “SixLittle McGhee” (Seis pequeños McGhee) y fue ampliamente promovido en el programa de Oprah.

El show duró 3 temporadas y dejó de transmitirse en octubre de 2014, pero volvió a UPtv el 8 de junio de 2016, con un nuevo nombre: “Growing Up McGhee” (Creciendo con los McGhee).

La serie tiene un argumento muy simple, pero convincente: seguir de cerca la vida cotidiana de Mia y Rozonno McGhee, junto con su familia, mientras equilibran la vida entre sus seis hijos, el matrimonio y un negocio familiar.

Los McGhee tienen un negocio de limpieza de alfombras y tapicería en su ciudad natal de Columbus. La pareja se conoció en la escuela secundaria y tanto él como ella tuvieron vidas familiares bastante difíciles, ya que ambos sufrieron abuso emocional y negligencia física. Rozonno creció sin ningún contacto con su padre y su madre era adicta a las drogas.

Mia, cuando era una adolescente, fue echada por su madre de la casa familiar, por lo que debió abandonar la escuela para trabajar y mantenerse.

Los McGhee estuvieron casados por 10 años y sufrieron varios embarazos fallidos antes de poder ser padres. Han hecho historia en Columbus, Ohio, al ser la primera pareja en tener sextillixos.

A la historia

Los niños vinieron al mundo el 9 de junio de 2010.

Criar a un niño es una experiencia, maravillosa, pero no exenta de problemas y problemas, pequeños y grandes. ¡Multiplica esto por seis!

“Es aterrador, abrumador”, dijo Mia McGhee en una entrevista con Good Morning America, cuando le preguntaron: ¿Qué se siente al criar a seis niños enérgicos?

Por su parte, su marido, Rozonno, dijo que, a pesar de la sorpresa inicial, están muy agradecidos porque sus hijos son sanos y hermosos.

Las complicaciones diarias

Para tener una leve idea de lo que implica tener tantos niños, hagamos una cuenta de algo diario: cambiar pañales.

Cambiar un pañal con “pipí”, lleva de 2 a 3 minutos: quitar las ropitas, retirar el pañal, limpiar con una toallita, poner el pañal y poner las ropitas.

Si calculamos que cada niño debe gastar unos 3 pañales diarios sólo de pipí (ya que el resto tendrá también caca), multiplicado por 6 niños, nos dan unos 18 pañales de pipí. Calculando 3 minutos por cada uno, implica que solo en cambiar pañales de pipí la familia emplea 54 minutos o redondeando, una hora.

¿Y qué ocurre con los pañales con caca? El cambio un pañal llevaría aproximadamente 5 minutos (a veces más, a veces menos). Un bebé pequeños puede llegar a 6 cacas diarias y si calculamos que cada niño utiliza para esto 6 pañales al día, por los 5 minutos que se tarda en cambiar cada pañal, tenemos 30 minutos. Son 6 hijos, 180 minutos por día cambiando pañales con caquita. O sea, 3 horas.

Si sumamos ambos menesteres, tenemos entonces que Mia y Rozzono, en su momento,habrán pasado 4 horas diarias solo para cambiar pañales de sus seis niños.

A todo esto, debemos agregar la preparación de biberones y luego las comidas, los horarios de dormir, el baño, la ida al médico, luego al preescolar y la escuela, las aficiones de cada uno, las peleas entre ellos.

Mia y Rozzono, evidentemente, son unos súper papás.

 

Categories: Estilo de Vida