El clímax es ese momento de placer que por desgracia dura solo unos segundos tanto en hombres como en mujeres. ¿A quién no le gusta alcanzarlo? En el sexo, llegar al clímax es una de las grandes prioridades. Hoy te muestro cuales son las reacciones poco comunes del cuerpo cuando tienes un orgasmo.

Testículos congestionados:

Esta reacción es única y exclusivamente para los hombres. Quizá esta no sea una de las que más ocurra, por suerte, pero si te ha podido pasar alguna vez que otra. Y es que resulta que cuando el hombre va a liberar el esperma, las arterias se abren permitiendo que la sangre fluya libremente hasta llegar a los genitales, por lo que se restringe su salida. Así que cuando te ocurre que el orgasmo no llega a culminarse sientes un dolor muy incómodo.

Por suerte, como ya te he comentado antes, esta reacción no es una de las más recurrentes, pero cuando ocurre… Sin embargo, según afirma la coach de la sexualidad llamada Emma Michelle Dixon, el orgasmo es algo que puede aprenderse y puede entrenarse, por lo que si se aprende bien, reacciones como esta última podrían evitarse para disfrutar del sexo plenamente.

Arrugas en los pechos:

Ese síntoma quizá no sea uno de los más evidentes, pero si alguna vez te fijas, te darás cuenta de como tus pechos experimentarán algunas que otras arrugas. Pero, no te asustes, que no es, para nada, malo. Al contrario, las arrugas en los pechos, según indica un estudio de Kinsey Institute, se dan en la gran mayoría de ocasiones, cuando llegas a tener un orgasmo. Y además, la explicación es muy sencilla, esto se produce, específicamente en la areola, cuando tienes un orgasmo muy rápidamente.

escalofrios

Escalofríos:

Escalofríos … Seguro que los has experimentado en más de una ocasión. En realidad, si te paras a pensarlo, esta reacción no es de las más lógicas debido a que un escalofrío se produce por una sensación de frío, y practicando el acto sexual, no es frío lo que se siente precisamente.

Cuando tienes un orgasmo, el vello se eriza y en muchas ocasiones, llegas hasta a tiritar flojito. Esto, principalmente, se debe, según la Universidad de Wisconsin, a un cambio corporal en la temperatura, al rápido flujo de la sangre, y por último, a los rápidos latidos del corazón. Así que no te asustes cuando te entre un escalofrío a la hora de tener un orgasmo porque es de lo más normal.

9c4ee43eed87a24f26bf5e538e02fb3442864ce7

Movimientos bruscos:

Seguramente te haya pasado que en el momento que vas a tener un orgasmo has notado como “se te ha ido la cabeza” y has hecho movimientos muy bruscos, es decir, has hecho algún que otro movimiento más fuerte de la cuenta como si de un toro se tratara.

Pero, esto no solo se produce en hombres, también se produce en mujeres. Aunque sea en menor medida, las mujeres también experimentan movimientos bruscos en la práctica del acto sexual cuando tienen un orgasmo. Y esto se debe, según explica Michael Woods, a que el cerebro pierde el control sobre las terminaciones nerviosas.

Espasmos en los pies:

Seguramente esta reacción sea la más graciosa y te haya pasado en numerosas ocasiones. Se trata de los espasmos en los pies, es decir, calambres en los pies. Esto se debe, según indica la Cleveland Clinic, a que la energía acumulada en las zonas genitales sale, al tener un orgasmo, llegando a algunas zonas del cuerpo como, por ejemplo, los pies. Más de una persona ha llegado a confesar que los calambres en los pies le han llegado a durar muchos minutos después del orgasmo, pero eso ya es una auténtica exageración. Estos calambres solo duran durante el orgasmo, y a veces, unos segundos más después. Además, seguramente te haya pasado también que no solo te entran calambres, sino que también se te doblan los dedos de los pies solos.

Estas reacciones las tiene el cuerpo humano y tal vez no te habías dado cuenta !!!

Creditos;Fremenino.es

Categories: Moda