Aquí te damos poderosas armas para adorar tu cuerpo.

Fuera ropa!, que ya nos cansamos de vivir tapando lo que somos. Todas podemos vernos y percibirnos mejor al natural; y hay estrategias. Lo haremos por medio de tres detonantes de transformación: detox/nutrición funcional, limpieza de tu identidad física y reconciliación con el erotismo de tu cuerpo. 35 tips para que te veas increíble. ¡Venga!

Power detox

Los signos de un cuerpo intoxicado se ven en la textura y rmeza de la piel, en acumulación de grasa, aumento de peso, retención de líquidos, celulitis, bajo crecimiento muscular (vas al gym pero no se nota) y una larga lista.Y estamos hablando sólo de lo estético: muchos de tus órganos, funciones y producción de sustancias pueden estar en drama.

Acá unos tips maravillosos de nutrición y detox de la doctora Nathaly Marcus, nutricionista funcional y creadora de los centros Bienesta (bienesta.com), donde se especializan en la prevención, el autocuidado y la sanación integral.

1. En ayunas bebe agua con una cucharadita de vinagre de manzana orgánico, o de vinagre de sidra de manzana, crudo y sin ltrar (así lo encuentras en tiendas de productos orgánicos). Ayuda a alcalinizar todo tu sistema.

2. La hidratación es todo.Casi todo líquido que consumimos está oxidado. Bebe agua alcalina o a cada vaso de agua embotellada ponle una pizca (lo que tomes con tu dedo pulgar e índice) de sal rosa del Himalaya sin refinar y no fluorada ni yodada; pura. Si la encuentras en grano, mejor: machácala en un mortero o usa un salero tipo molino.

3. Tres veces por semana, antes de bañarte, cepilla tu cuerpo en seco con un cepillo de cerdas vegetales suaves para estimular la circulación y eliminar las células muertas. Empieza de los pies al cuello en movimientos ascendentes. Casi todo, menos los pechos.

4. Exfolia tu cuerpo una vez por semana con sal de mar y aceite de coco. Será delicioso.

5. Al final de la semana toma un shot de carbón activado en polvo (una cucharada) con agua y medio limón exprimido para arrastrar toxinas.

6. Bebe un litro diario de té de jengibre natural (un cubito por lt de agua), con una raja de canela para ayudar a tu metabolismo y a controlar la glucosa.

7. Consume Omega 3 diario para desinflamar y mejorar la piel y su textura.

8. Antes de dormir ingiere agua con una cucharada de linaza molida con el fin de eliminar toxinas y mejorar tu digestión.

9. Brinca diario un mi- nuto con o sin cuerda para estimular el sistema linfático y la circulación.

10. Toma siempre probióticos 15 minutos antes del desayuno para fortalecerte.

11. Bebe jugo verde hecho por ti; nunca de bote. Pon en el extractor ola licuadora apio, betabel, col morada, pepino, espinaca, kale y acelgas.

12. Nunca te saltes el desayuno. Si no tienes tiempo hazte un smoothie con un scoop de proteína vegana, una fruta (una, no vayas a mezclar varias) y semillas.

13. Diario y sin pretextos incluye en tus comidas al menos una taza de verdura cruda.

14. Dile adiós, al menos por un mes a los lácteos, el gluten y las azúcares refinadas. Esto te va a cambiar la vida. Después del detox, trata de consumirlos lo menos posible.

15. Antes de ir al gym ingiere una cucharada de aceite de coco prensado en frío, ayudará a darte energía y crear músculo.

16. Cinco comidas al día: desayuno, comida y cena, con una porción de proteína vegetal o animal, verduras y legumbres. Dos colaciones de semillas, verdura o proteína (medio día y media tarde). No frutas después de la 1 pm. Evita empanizados o capeados.

17. Usa sal de mar o flor de sal, adiós a la refinada.

18. Si vas a tomarte unos tragos opta por bebidas solas (sin refresco); el vodka, mezcal o tequila (solos) son buena idea, e irte hidratando con agua natural o mineral. Trata de evitar cocteles, en especial los que llevan jarabe, leche evaporada, azúcar o jugo.

19. Enemistarte con la comida significa engordar, porque lo que entra a tu cuerpo no tiene el objetivo de nutrirte, sino de llenar vacíos en tus emociones. En ocasiones no necesitas una dieta, sino terapia. Explora qué te lastima o te frustra; pide ayuda.

20. Deja el ansia por la báscula y la cinta métrica. Esta transformación se trata de apropiarte de tu energía, de hacerte tu mejor amiga. Si te la pasas midiendo qué tanto bajas, subes músculo y reduces cintura, te vas a sabotear.

21. Saborea. En serio. Tienes que comer lo que te gusta y darte tiempo de que esos sabores se traduzcan en tu paladar. Dentro de los grupos de alimentos que te hemos recomendado, seguro que ha muchos que te encantan.

22. Si crees que sólo puedes disfrutar junk food, y que lo demás es castigo, ya valió. Sí hay cosas deliciosas que le hacen enormes favores a tu cuerpo.

23. Llénate de lo que amas, permítete disfrutar. Si te rodeas de lo que te gusta ver, escuchar, saborear y sentir, seguro que te cambia todo.

24. Mueve tu energía física. Hacer ejercio para ponerte buenísima termina por cansar. Tienes que disfrutarlo para que lo puedas integrar. Algo debe gustarte: caminar, hacer pesas, yoga, patinar, correr, bailar. Te juro que hallarás algo que te hará feliz.

Limpia tu auto imagen

Te has comido tantos juicios, críticas y sensaciones de no ser suficiente, que has castigado a tu cuerpo, cuando él vino a pasarla bien al mundo. Cuando te apropies de tus sensaciones y de tu imagen, nada va a importar más que lo que tú piensas de ti.

25. Permítete no ser el estereotipo. Re- conócete única. Queremos que comas mejor y saques toxinas de tu cuerpo, pero de nada va a servir si te sigues autocastigando. Tu organismo en su autenticidad es hermosísimo, sólo necesita que lo reconozcas.

26. Mírate con ojos nuevos. Sin ropa y frente al espejo. Haz este ejercicio antes de dormir o bañarte; enfócate en lo que te gusta de ti y trata de decírtelo.

27. Por 21 días deja de juzgarte y ser tu verdugo. Confía en que el detox y la nutrición se están encargando de esas áreas que ‘no te gustan’. Tu mente debe centrarse en reconocer las que se encuentran bien.

28. Sábete que eres perfecta. Nadie allá afuera, así tengas una hermana gemela, es y se ve como tú. ¿Sigues dudando que eres un ser increíble?

29. Acepta tu máximo potencial. No todas, por más que lo intentemos, terminaremos como modelos de Victoria’s Secret. Así es, así somos. Y tu cuerpo desnudo puede llegar a un máximo. No te obsesiones ni lo castigues por llevarlo a un ‘más’ que no es posible. Reconcíliate con el erotismo de tu cuerpo, sentirte divina desnuda tiene mucho que ver con tu autoimagen sexual, con cómo te concibes en esa dimensión de tu vida. Deja que tu sexualidad plena también te sane.

30. Siente y erotiza. El autoerotismo no sólo es masturbación. Se trata de reconocer tus mapas, lo que te gusta en cada pedacito de ti. Explóralo. Sí, claro, mapea tus órganos sexuales (y te pedimos que lo hagas de manera frecuente), pero todo tu cuerpo es un órgano de placer: descubrirlo es integrarte a él, de esta manera sabrás la ruta que debes seguir para llegar al clímax con o sin pareja.

31. Déjate gozar du- rante el contacto sexual. Tu cuerpo está diseñado para sentir placer, y, ooobvio, orgasmos (Dios los bendiga). A tu cerebro y conexiones sensoriales les da lo mismo si tienes o no cintura de 60 centímetros, éstos tienen la facultad de catapultarte al clímax.

32. Una mujer considerada con un cuerpazo tiene la misma capacidad para ser y sentirse la amante del millón que una que socialmente no se adjetiva así, la clave se encuentra en cómo se ve a sí misma y se permite entregarse a la experiencia sexual.

33. Déjate ver y explorar por tu galán. A ellos les excita ver que tu cuerpo te excita. Una chica que se limita porque teme no verse bien, es un congelador de deseo.

34. Trata de tener sexo o juegos previos frente a un espejo. Reconocerás lo maravillosa que te ves excitada y qédate sin ropa en el post. No hay prisa por vestirte, al contrario, ¡siente la seguridad de mostrar ese cuerpo hermoso al desnudo!

Por;cosmopolitan.

Categories: Estilo de Vida