Las fiestas en la oficina pueden ser muy divertidas porque permiten que las personas interactúen en otro entorno y mostrar un lado diferente, más informal y divertido.

Pero las fiestas en la oficina también sirven para dar una impresión equivocada. Por eso te presentamos tres consejos importantes para que pases un buen rato y no te arrepientas al día siguiente.

 

No te emborraches

 

La mayoría de nosotras ya sabemos que un exceso de alcohol puede provocar un comportamiento inapropiado, pero incluso las cantidades moderadas de alcohol te desinhiben y pueden reducir tu buen juicio. Las personas que se emborrachan en las fiestas de la oficina pueden estar pasando un buen rato, pero hacen que todos a su alrededor se sientan incómodos.

 

 

Si los demás te dicen que te tomes otro trago, declina cortés mente. Una buena defensa contra las bebidas que se ofrecen es simplemente decir que vas a manejar más tarde y quieres estar sobria.

 

No duermas con compañeros de trabajo

 

El alcohol y el sexo a menudo van de la mano, y si ha habido una tensión sexual en la oficina durante los últimos 12 meses, hay muchas posibilidades de que se disuelva en la fiesta de Navidad.

¡No lo hagas! Lo mejor es mantener tu vida sexual en privado. Si duermes con un compañero de trabajo, jefe u otra persona, te estás engañando si crees que nadie más lo sabrá.

 

No cuentes a todos tu vida personal

 

Es importante no hablar mucho sobre tu vida personal en la fiesta. Cuando tomas eres propensa a revelar que no eres feliz en algún aspecto de tu vida.

 

via GIPHY

Los temas que puedes abordar en la fiesta incluyen los deportes, viajes que has hecho o películas que amas.

Las fiestas de este tipo son para celebrar, conocer a las personas en otro entorno y para divertirte. Si odias tu trabajo, a tu jefe o a tu equipo, quédate en casa si no puedes ir con buena actitud.

Por;Actitudfem.

Categories: Estilo de Vida