En una relación de fantasía lo que sucede es que se comunican, pero sólo sobre temas cotidianos, prácticos o superficiales. ¿Les checa?

Hay relaciones donde todo parece ir bien, pero la realidad es que va muy mal y ambos lo saben. Pero hay otras que parecen ir bien, van muy mal y uno o ambos hace como que no se da cuenta, ya sea con la esperanza que no se termine o para evitar el impacto de una dolorosa realidad.

Lo que las amas de casa aportan

 ¿De qué hablamos cuando decimos que estamos en una relación de fantasía?

Una relación sana tiene como un pilar fundamental a la intimidad, que se compone de 3 elementos:
• Comunicación, compromiso y cercanía emocional.

En una relación de fantasía lo que sucede es que:
• Se comunican, pero sólo sobre temas cotidianos, prácticos o superficiales.
• Se evitan temas profundos como lo que duele, lo que alegra, lo que se quiere y lo que se necesita.
• Se comprometen, pero no por la decisión de quedarse juntos, sino porque las circunstancias los llevan a resignarse.
• Es el “más vale malo por conocido…”
• Hay cercanía, pero no emocional, sino principalmente presencia física.
• Tienes las defensas altas, principalmente por miedo a ser lastimado o por no saber cómo estar en una relación sin usar espada y armadura.
• Podemos decir que es una donde el vínculo afectivo sólo es superficial y el nivel de intimidad en la relación sólo es aparente.

Pros y contras de decir lo que de verdad sienten

¿Entonces es una relación donde no se quieren pero hacen como si se quisieran?
No. Generalmente ambos se quieren, pero crean una distancia emocional, principalmente por miedo a:
• Perder su identidad y libertad
• Para poder tener intimidad y compartir con el otro quién tú eres, debes tener un firme sentido de identidad. La intimidad supone la posibilidad de estar cerca de otros, ya que posees un sentimiento de saber quién eres y no tienes miedo a “perderte” a ti mismo (volverte codependiente, por ejemplo).
• Crítica o rechazo
• Crees que si abres tus sentimientos más profundos el otro se burlará o se aprovechará de ellos para lastimarte.

Superficialmente de hecho puede parecer una buena relación, pero en lo profundo uno de los dos generalmente es el que se queja, abierta o calladamente, y generalmente de manera intermitente de:
• Frialdad, aislamiento, falta de comunicación, compromisos que no se cumplen (porque los aceptan, pero en realidad no los querían haber aceptado), hostilidad (sobre todo si se sienten “acorralados” con interrogatorios o sermones), indiferencia y te hace sentir que tú no eres tan importante como cualquier otra cosa que le importe a tu pareja.
• Es lo que podríamos llamar “Pseudo intimidad”.

¿Qué es la pseudo intimidad?
• Es un nivel de intimidad donde se valoran las relaciones de largo plazo, pero hay resistencia a aceptar la cercanía emocional de otros.
• Es como un querer, pero no pleno. Con limitaciones.
• No es un rechazo abierto al otro, sino como una especie de freno de mano que no deja fluir la relación.
• Si te sientes seguro, permites las conversaciones y la convivencia sin problema. Pero si sientes que el otro “quiere más” o “te presiona”, tomarás distancia o levantarás altas barreras

¿Cómo afecta nuestra relación?
• Eso va a depender en qué momento de la relación se presente.
• Si es al inicio de la relación, puede ser el primer acercamiento para conocerse e irse abriendo poco a poco conforme la relación avanza y se crea un clima de seguridad para los dos.
• En este caso puede no afectar la relación que apenas empieza porque es un paso natural y previo para conocerse.
• Si persiste más allá de los primeros meses de relación, posiblemente se han activado las alarmas de intrusión en alguno de los dos y han subido las defensas y puesto barreras repentinamente.
• La otra persona se siente confundida porque las señales de que habría algo más eran claras, pero ahora ya no lo son tanto.
• Es como toparse con un muro de frente cuando ibas disfrutando el paisaje. Un callejón sin salida.

Si se presenta ya entrada la relación, puede ser una mala señal. Como un estancamiento o incluso regresión en la relación.
• Tú te sientes seguro, pero vacío.
• Tu pareja se siente confundida, rechazada y enojada.
• Puede pensar que ya le dejaste de querer, que hay alguien más o incluso que toda la relación fue mentira.

Las 4 etapas de una relación
Para poder comprender mejor esto, veamos cuáles son las 4 etapas por las que pasa una relación en su camino a la intimidad verdadera:

Pseudo intimidad
• Todas las relaciones comienzan así. Vamos conversando y compartiendo cosas en la medida que nos vamos sintiendo más seguros.
• Se pone el acento en las cosas en que son parecidos como gustos musicales, clima, signo zodiacal. Se divierten juntos y no hay grandes discusiones o diferencias porque aún no se han mostrado completos y sólo enseñan las partes más socialmente aceptables de su ser, estar y hacer.
• Todo esto hasta que el enamoramiento empieza a pasar y uno de los dos, o ambos, manifiesta su personalidad completa y empiezan a salir los desacuerdos naturales porque descubren que no son “almas gemelas” y no son tan parecidos como querían creer.
• El tiempo para empezar a mostrarse más genuinos puede llevar de unos pocos días o hasta muchos años, dependiendo de cada persona y su vulnerabilidad.

Todo lo que pasa cuando esperan demasiado de su relación

Caos
• Todo se empieza a descomponer porque echamos de menos a aquella pareja y relación idealizadas y fantasiosas donde todo era perfecto.
• Empiezan las discusiones, los reclamos y los desacuerdos.
• En tu intento porque todo vuelva a “la normalidad”, tratas de que tu pareja regresa al buen camino y esto lo intentas queriendo cambiarle y deseando que se vuelva a parecer más a ti y regresen a la afinidad perfecta.
• Creyendo implícitamente que tu forma de ser es la correcta (por cierto que en esta etapa tu pareja piensa lo mismo y por eso se resiste a tus intentos).
• Como ninguno se mueve de su postura, quedan atorados en el conflicto por un tiempo indefinido.

Vacío
• Esta es la etapa más complicada y dolorosa porque es en la que muchos se rinden y abandonan la relación.
• En el caos era el intento por regresar a la pseudo intimidad.
• Aquí es el reconocimiento de la realidad; que no son la pareja perfecta y que tiene cada uno su punto de vista sobre muchos temas.
• Empiezas a pensar que todo es irreconciliable y que la relación se acabó.

Ante este vacío surgen algunos posibles escenarios:
• Regresan al caos, para al menos sentir que aún hay algo entre ustedes (aunque sea pleitos) y mantener la esperanza.
• Regresan a la pseudo intimidad y hacen como que no pasa nada, aunque como ya probaron el vacío ya no los vuelve a abandonar y les cuesta cada vez más hacer como que todo está bien y son almas gemelas.
• Aquí hay una frase muy socorrida que se expresa ante un conflicto serio o repetido y que es: “Ya, vamos a estar bien”. Fantasía pura imposible de lograr sin un trabajo a fondo de lo que pasa.
• Encuentras un amante.
• Como hacer que todo está bien, vivir en el caos o sentir un vació y soledad en compañía es muy desagradable, empiezas a buscar otra relación de pseudo intimidad que compense tu sentir y tus carencias.
• Esto es como tapar una realidad con otra fantasía, lo que sólo empeora las cosas a la larga (o te mantiene por algún tiempo en una postura maniaca donde niegas la realidad y no creces ni tienes relaciones completas)
• Reconocen que han hecho de las diferencias un problema, reaprenden a comunicarse desde una mentalidad más realista y adulta y dan paso a la intimidad verdadera.

Intimidad verdadera
• Es reconocer que entre ustedes hay diferencias, pero no hacen de ellas un problema ni buscan que el otro “cambie por su bien” como Ustedes quisieran que cambiara.
• Es aceptar a la otra persona como es o darte cuenta que como es no la aceptas.
• Es el poder compartirte con el otro, sin perderte, sin abandonarte al río de las emociones y sin levantar murallas que resguarden tu vulnerabilidad.

¿Qué hacer para alcanzar la intimidad verdadera?
Dejen de fantasear
• El que se vistan igual, que se “lean el pensamiento” o que les gusten las mismas películas no es una señal metafísica que deben estar juntos y si una fantasía de pseudo intimidad. Mejor empiecen a conocerse completos y no sólo las partes “buenas”.

Conversen y conozcan uno del otro:
• Lo que duele, lo que alegra, lo que los pone tristes, lo que los enoja, lo que los ilusiona y lo que los decepciona. Es conocer el mundo interior de tu pareja para procurarle lo que le gusta y evitarle lo que lastima.
• Es asumir una postura de cierta vulnerabilidad que, si tienes una identidad sólida, no te asusta porque sabes quién eres y cómo salir de los problemas si estos se presentan.

Dejen de querer cambiar a su pareja
• Tú manera de ser y ver la vida no es por mucho ni la única ni la correcta.
• Conoce y reconoce las diferencias que hay entre ambos y busquen llegar al mejor acuerdo posible para ambos (no para uno sólo).

¿Ahora sí van a hacer cambios en su vida o van a seguir resistiéndose?

Dejen de resistirse al cambio
• Las mejores relaciones florecen entre límites claros pero al mismo tiempo entre flexibilidad después de un tiempo de convivencia las personas empiezan a pensar de manera similar entre sí y adoptar su propio estilo como pareja.
• Evita la rigidez del “yo así soy” o “quien me quiera que me quiera como soy”

creditos;Mario Guerra. Tanatólogo, conferencista, business coach, psicoterapeuta.

Categories: Estilo de Vida