Después de que los científicos han confirmado que un segundo paciente fue curado de VIH, esta terapia trae nuevas posibilidades.

Sin embargo, no deja de quedarse en posibilidad y no un hecho. A pesar de que los médicos han logrado que la terapia de células madre funcione por segunda vez; dos pacientes sigue siendo un número muy bajo como para considerar que es un tratamiento exitoso y que entonces el VIH ha sido curado de una vez por todas.

La terapia de células madre fue utilizada con éxito por primera vez en el 2009 cuando Timothy Ray Brown, quien sufría de leucemia y no respondía a la quimioterapia, recibió un trasplante de médula de un donante cuyo gen CCR5 contaba con una mutación que lo hacía resistente al VIH. Tras el trasplante, Brown no mostró signos de que el virus regresara y recayera en la enfermedad, incluso después de dos años de suspender sus medicamentos antirretrovirales.

Todo lo que debes saber de los pacientes curados de VIH 1

Virus del VIH (amarillo) infectando una célula inmune humana (azul) / Foto: NIH/SLP / Nature

En aquel entonces, aunque este procedimiento tuvo éxito, no se reprodujo en masa debido a que es arriesgado para muchos de los infectados por el virus… hasta ahora, cuando decidieron repetir el experimento con un nuevo paciente, que sufría una condición similar a la de Brown y también requería un trasplante de médula. Para el trasplante los médicos de la Universidad de Cambridge eligieron a un donante que tenía una mutación en su gen CCR5.

Así como en el caso de hace una década, tras el trasplante, el virus había desaparecido por completo de la sangre del paciente. Después tuvieron que pasar 16 meses para que el paciente dejara los antirretrovirales y al año y medio comprobaron que en efecto el virus seguía sin regresar a su cuerpo. Todo lo que debes saber de los pacientes curados de VIH 2Terapia de genes.

Si bien esta erradicación del virus es considerada como un éxito, en ambos casos los médicos no descartan la posibilidad de que el paciente tenga un relapso, puesto que existen células como las del cerebro, que no pueden analizar para buscar la presencia del virus. Hasta el momento, incluso después de una década, lo único que podría darnos certeza de que la terapia sí curó al paciente es que éste pase muchos años más sin recaer.

No obstante, por más que esto pueda reivindicar las terapias contra el VIH, lo cierto es que sigue siendo un procedimiento extremadamente difícil que a ciencia cierta, implica muchos más riesgos para la vida de los pacientes que una terapia de antirretrovirales. Si acaso, lo que los científicos como Gero Hütter esperan es que con esta gran noticia, más personas investiguen las posibilidades del uso de donaciones con mutaciones del gen CCR5 y en particular, de la terapia sobre el gen para que muchas más personas tengan la oportunidad de curarse sin someterse a un procedimiento tan riesgoso.

Categories: Salud