Ser “la otra” en una relación para algunas mujeres resulta ser hasta fascinante. Tal vez por temor a un compromiso serio, no les agrada el papel de “esposa sumisa”, y no tienen planeado lavar y limpiar el resto de sus vidas y satisfacer 100% a esa pareja.Estas mujeres se conforman o más bien se sienten conformes con las 3 o 4 horas que les dedica el hombre en cuestión, los regalos y conveniencias que obtienen por un tiempo es suficiente para ellas.
Generalmente este perfil de mujer que desea ser la otra en la mayoría de los casos no persigue el ideal de ser la esposa y se sienten bastante cómodas con ocupar un papel secundario aunque bastante importante porque a fin de cuentas, han logrado conquistar a un hombre casado.Por eso en esta oportunidad vamos a tomar por estudio un poco la psicología de las mujeres que aceptan mantener una relación con un hombre que ya tiene otra relación, en pro de comprender mejor sus motivaciones, inseguridades, miedos e intereses.
¿Por qué las mujeres andan con un hombre casado?
Existen una variedad de situaciones por las cuales una mujer decide o prefiere ser “la otra”: por decisión propia, por interés económico, por placer de competir, he incluso hay mujeres que lo hacen por venganza pagándole con la misma moneda a su esposo por su infidelidad.
Por decisión propia: son las mujeres que pueden mantener relaciones sin compromisos emocionales, eso es increíble siempre y cuando no te conviertas en la sombra de alguien más.

Por venganza o decepción: al sentirse una mujer muy decepcionada por su fracaso amoroso actual o anterior, decide tomar el roll de la otra para demostrar que ella también puede hacerlo.

El placer de competir: hay otros casos que no tienen nada que ver con la falta de autoestima, sino con un exceso de ella. Por las que algunas mujeres por puro sentido de competencia deciden ir detrás de un hombre comprometido para probarse a sí misma y a los demás que puede obtener lo que desea.

¿Pero que sucede cuando la mujer se enamora?

Es ahí donde entra en una etapa de sufrimiento ya que no todos los hombres han finalizado es más ni tienen pensado terminar con su esposa. La mujer que cae en las redes de este tipo de hombres está condenada a sufrir grandes decepciones y a perder el respeto por ella misma y su autoestima.

Cualquiera sea el caso, la mujer que es la segunda opción y hace el papel de amante no tiene un futuro prometedor. Al desarrollar sentimientos hacia la pareja se inicia el sufrimiento, no porque quiera ser la “esposa” sino más bien porque desea tener toda esa atención, la cual no podrá recibir.

¿Qué dicen los especialistas?

De acuerdo a los psicólogos mencionan que la mujer que escoge tener esta vida es porque no se valora a sí misma, al no respetar una relación, se vuelve una persona poco atractiva.

Al perderse el respeto, la mujer involucrada en este tipo de relación no se da cuenta de que ese hombre también está traicionando la confianza de otra mujer. Si al final ese hombre se queda con ella, ¿Qué le hace pensar que no la traicionará también a ella?

Allí es donde entra la ingenuidad de la mujer, la esperanza de que ese hombre comprometido al que dice amar algún día dejará a su esposa para estar con ella y que le será fiel. A esto le llaman los especialistas “síndrome de pensamiento mágico”.

¿Por qué los hombres buscan una amante?

La razón es porque tienen una ilusión de que eso los hacer sentir más machos, por las aventuras que no vivieron cuando joven, o porque lo prohibido le da un sabor diferente a su vida.

Sabemos de antemano que ellos no desaprovechan la oportunidad de ligar, es un comportamiento común que suelen justificar con su naturaleza. Pero está en la mujer si acepta recibir esas migajas de una relación cuyo fin es simplemente satisfacer a un hombre.

Pero si por alguna razón el hombre decide dejar a su esposa y familia por esa amante, luego de un tiempo descubre que ese placer prohibido que sentía más la adrenalina desaparece, vuelve a retomar el circulo y después de ser la amante se convierte en la nueva pareja engañada.

Y quedarse con un hombre así solo traerá una vida llena de celos, dudas y desconfianzas que a la larga terminarán por romper esa relación.

¿Por qué no te conviene ser la amante?

Los hombres que buscan una relación extramatrimonial la mayoría de los casos son por tener solo sexo, no amor, ya que eso último lo recibe en su hogar.

Ellos buscan que siempre estés presta a pasarla bien por el corto tiempo que este le dedique. Antes de entrar en ese tipo de relación que te degradará, piensa que mereces cosas mejores que una aventura, que vales demasiado para rebajarte por solo unos pocos momentos de placer.

Para ser “la otra” se necesita tener sangre de hielo, y no todas están dispuestas a lograrlo.

En conclusión: finalmente solo se puede decir que cada quien es libre de vivir su vida a su antojo, pero esa libertad no debería lastimar a un tercero que quizás no tenga ni idea de lo que sucede, en ese caso el ser cómplice del engaño, es igual de malo que ser el autor del engaño.

Categories: Estilo de Vida