Si eres de las que acabas con este mítico plato desparramado por las manos y llena de salsa, ahora entenderás el motivo por el que sucede y ya no volverá a pasarte si sigues este sencillo truco.

Comer hamburguesas es uno de los mayores placeres de la vida, pero, a veces, se convierte en una misión de riesgo [no, no nos referimos a la sobredosis de calorías que supone ingerirlas]. ¿Cuántas veces se te ha desparramado por las manos cuando el pan es incapaz de resistir su peso? ¿Cuántas veces te has puesto la camisa perdida de ketchup? Seguro que esto te ha ocurrido en más de una ocasión y tiene una explicación muy simple: no te la tomas de la manera correcta. Sí, lo has estado haciendo mal toda tu vida…

Hamburguesa
GIPHY

Según el experto Simon Dukes, consultado por Business Insider, la forma en la que tendríamos que consumirlas es a la inversa. Lo cierto es que tiene toda la lógica del mundo ya que la tapa es más gruesa y, por tanto, soportará mejor los ingredientes y todos los jugos que desprende.

Hamburguesa
GETTY

Otros expertos apuntan a que otra de las maneras que nos puede ayudar a degustarlas es cogerla pasando el pulgar y el meñique por la parte de la base y tres dedos en la parte de la tapa presionando, en lugar de los cuatro que solemos utilizar. Esta nos nos gusta tanto y nos resulta menos cómoda, así que nos quedaremos con la otra técnica. Ya sabes, si quieres ser una crack en el arte de devorar burgers, la próxima vez que la tengas entre manos, gírala.

Categories: Gastronomia