Seguro te ha pasado que vas a un lugar y no sabes ni qué cerveza pedir por la cantidad de opciones que hay. No te quedes con cara de what, te compartimos lo que hay que saber sobre esta bebida.

Olvídate de que las cervezas se clasifican por color. El marketing nos ha hecho creer que son claras, oscuras y, en últimos años, ámbar.

Según su fermentación, la cerveza se clasifica en lager y ale, cada una con estilos y subestilos. Ambas familias tienen la misma gama de colores, que pueden ir desde un tono pajizo casi traslúcido hasta un negro profundo.

Familia Ale:

Se utilizan levaduras que fermentan a temperaturas altas (16-25 °C), por eso se sitúa en la parte alta del fermentador, por lo cual se les llama de alta fermentación.

* IPA: de cuerpo medio, con sabores frutales, florares y amargos. Es un estilo que amas u odias (sobre todo si eres team sweet).

* Stout: de cuerpo más denso y con sabores tostados de café y chocolate.

* Pale Ale: de cuerpo medio, muy fácil de beber y refrescante; con un ligero sabor frutal. La hermana

pequeña de las IPA (menos amarga).

 

Familia Lager

Es de levaduras fermentadas a temperaturas bajas (5-16 °C) y se colocan en la parte inferior de los fermentadores; por eso se dice que son cervezas de baja fermentación.

* Bock: de cuerpo ligero, pero con leves tonos tostados y acaramelados. Excelente si buscas algo ligero, pero con sabor interesante y dulce.

* Pilsner: muy ligera y fácil de beber; con leve sabor a cereal y un ligero amargor cítrico.

 

¿Cuáles son sus ingredientes?

Agua: el ingrediente principal (95%). Tiene un papel muy importante, ya que dependiendo de su pH y de los minerales disueltos se logrará una interacción única con los demás ingredientes.

Malta: muchos la confunden con un cereal, pero en realidad es un proceso. La cebada es el cereal más usado en el malteado; sin embargo, se pueden usar otros. El malteado consiste en germinar un grano hasta cierto punto y después frenar la germinación por medio del calor; este proceso ayuda a generar enzimas, las cuales transforman el almidón en azúcares. A partir de este secado mediante calor se obtiene la malta base. Al seguir aplicando calor a la malta base se conseguirán diferentes niveles de tostado, llamadas “maltas de especialidad”.

Levadura: es un hongo microscópico encargado de la fermentación. Se alimenta de los azúcares extraídos de la malta, los cuales convierte en alcohol, CO2 y diferentes subproductos.

Lúpulo: es la flor encargada de brindarle a la cerveza ese característico sabor amargo, así como su aroma. La variedad de lúpulo utilizada es lo que brinda el rango de aromas y sabores de la bebida, que incluyen pasto, resinas, flores y una gran diversidad de frutas. Otra propiedad importante es que funciona como conservador, y por ello lo usaban nuestros ancestros para lograr que la cerveza durara más tiempo.

¿Cómo se elabora?

  1. Macerado

Ya que se seleccionó el estilo de la cerveza y se tienen los granos necesarios para la elaboración y la molienda, se realiza el macerado, el cual consiste en remojar el grano en agua caliente para extraer las azúcares que la levadura convertirá en alcohol más adelante. Los tiempos y la temperatura del macerado dependen del estilo a realizar.

  1. Hervido

El líquido que se obtiene de la maceración es conocido como mosto, el cual tiene un sabor azucarado. Durante el proceso de cocción se hierve vigorosamente y se le adiciona el lúpulo. También en este paso, la duración del hervor está en función del estilo.

  1. Fermentación

Una vez que el mosto hierve lo necesario, se debe enfriar rápidamente (debajo de los 20 °C) para añadirle la levadura adecuada y que ésta empiece a trabajar. Como es obvio, el tiempo de fermentación dependerá del estilo de la cerveza.

  1. Maduración

Una vez que la fermentación ha sido exitosa, la cerveza se trasvasa a un contenedor para evitar que siga en contacto con la levadura y se deja madurar un tiempo para que algunos otros procesos químicos tengan lugar y se redondee el sabor de la bebida. Si no se deja madurar, corremos el riesgo de tener sabores y aromas indeseables.

 

Ahora sí ya sabes lo básico para que la próxima vez, pidas una chela como un pro.

 

Categories: Estilo de Vida