Aprende a conquistar a tu ‘crush’ con ayuda de los astros.

¿No sabes qué hacer para conquistar a ese chico o chica que te gusta? Quizá los astros puedan darte alguna pista… Linda Goodman, autora de’Los Signos del Zodíaco y su carácter’ nos cuenta cuáles son las virtudes y defectos de cada uno de ellos.

ARIES

Aries es el signo solar más fiel (cuando está de verdad enamorado). Eso sí, necesita un amor novelesco, por lo que hay que estar alerta: su promesa de total lealtad es sincera, pero puede llevarle a dejarte e ir en busca de otro amor si no mantienes vivas sus ilusiones.

En su naturaleza no hay lugar para la sutileza. Si no quiere estar contigo, la frialdad, el aburrimiento en su voz y sus modales serán inconfundibles… Game over.

No persigas a Aries, no le fulmines con Whatsapps insistentemente, no le mires embelesada/o ni le declares tus sentimientos hasta estar del todo segura de que la pasión es recíproca. La manera más rápida de perderlo es tomar la iniciativa demasiado pronto.
El líder tiene que ser él.

Si discutís, mira lo positivo: será el primero en decir que lo lamenta y el primero en estar a tu lado cuando lo necesites.

TAURO

Es lento para pasar a la acción, cuidadoso, práctico y sensato. Por eso, lamentamos decirte que no se lanzará del trampolín sin estar seguro… Los Tauro necesitan su tiempo.

Tierno, suave y protector. Su naturaleza sensual le hará sensible a tu perfume exótico, a la suavidad de tu pelo… Y sí, lo sentimos: si salís a bailar juntos, debes dejar que sea él/ella quien se luzca.

A Tauro lo que le gusta es la comida casera, la de cuchara. Para tu cena romántica, si te vas a meter en fogones, urge llamada a la abuela para esa receta de chuparse los dedos.

Lo mejor de Tauro va a ser la lealtad, una dedicación perdurable y su corazón fiel.

GÉMINIS

Si te has enamorado de Géminis, recuerda: nunca lo busques si no le ves venir, ni te agarres a sus vaqueros cuando quiera irse. Aceptado esto, cuando entiendas su espíritu inquieto e impredecible, es posible que las cosas funcionen.

Su naturaleza tiene dos personalidades completamente distintas. A Géminis le gustan los lugares en los que siempre hay gente. Cuanta más, mejor. Debido a su carácter cambiante, hazte a la idea: un día estarás derretida/o bajo su encanto, pero al día siguiente recibirás un whatsapp cancelando la cita sin motivo aparente. De nada sirve preguntarle por qué. No vas a obtener ninguna respuesta coherente.

¿Eres una romántica incurable? En ese caso, ¡HUYE! La armonía perfecta con Géminis no va a existir. Debes tener alma de jugadora y saber que no siempre tendrás la jugada que quieres, pero debes apostar. Recuerda siempre que Géminis tiene la necesidad constante de disfrazar sus emociones y sus intenciones, por lo que siempre sus acciones serán duales. Buscarán confundirte.

CÁNCER

¿Pensabas que te entregaría su alma el primer día que os conocisteis? Céntrate: Cáncer jamás confía en los extraños e incluso sus mejores amigos desconocen cosas de él/ella. Necesitarás mucho tiempo y paciencia, pero recuerda: se va suavizando y esconde un fondo sensible.

Su corazón es tierno y afectuoso, aunque se empeña en llevar una coraza. Posiblemente rebosa de sentimientos y se siente vulnerable. Recuerda: se meterá bajo su concha de cangrejo y deberás estar atenta para cuando asome de nuevo.

Antes de montar el plan de noche perfecto, con cena romántica y escena de amor incluida, asegúrate de que no hay Luna llena. La Luna ejerce sobre ellos extraños efectos emocionales.

Nunca lo admitirá, pero lo cierto es que a Cáncer le encanta que le arropes y le cuides. Cuando salga su lado romántico, asegúrate de saber cuál es tu lado favorecedor en los ‘selfies’ porque les encanta hacer mil y una fotos, inmortalizar estos momentos.

LEO

Se abre el telón y aparece un Leo. Sí. Ya está. Sin más. Te acabamos de resumir cómo es él (y a qué dedica el tiempo libre). Leo necesita S I E M P R E tener público. Si de verdad te has enamorado de uno, es fácil: conviértete en su público agradecido y pasa a la siguiente pantalla.

Es el alma de muchas fiestas. Para llamar la atención, puede ponerse la máscara de comediante (que no de bufón). Cuidado si piensas que Leo es dócil, manso y de dulces modales. Sólo tienes que acariciarlo a contrapelo y saldrá la fiera que lleva dentro. Leo necesita de tu estabilidad como contrapeso para su orgullo irracional. Si tú no la tienes, vuestro amor se convertirá en una continua batalla. Ahora rompéis, ahora volvéis…

Leo sabe lo que quiere y generalmente lo consigue. También es bueno para conservarlo.
Los Leo están tan inmersos en sí mismos que pueden ser de una franqueza y de una falta de tacto brutales, aunque la maldad no entra en su estructura, por lo que, aunque te cueste creerlo, no hay auténtica crueldad en sus actos. Tiene una enorme necesidad de mandar y de ser amado por aquellos a quienes manda.

VIRGO

Atención, pregunta: ¿quieres un sueño romántico y un cuento de hadas? Entonces, olvídate de Virgo… Este signo vive en un plano material y práctico. Para ellos, el amor va ligado a la familia, los amigos y a los que son más débiles que él.

Pensarás que están hechos de hielo o acero, pero si la temperatura es exactamente la adecuada, conseguirás que se derritan. Virgo busca en el amor calidad por encima de cantidad. Y, como la calidad es difícil de encontrar, tendrá pocos episodios amorosos auténticos.

Virgo está dispuesto/a a estar solo/a. Sin demasiadas nostalgias ni traumas emocionales.
Eso sí, cuando se pone, es experto/a en la seducción sutil. Su regla es un interés distante.
Es crítico y minucioso (para todo), por lo que se tomará un tiempo preciso en la búsqueda del amor (su amor verdadero).

Tiene una memoria clara y nunca olvidará las fechas especiales que compartís (aunque puede que no entienda del todo porqué son tan especiales para ti). Si Virgo considera que la relación ha terminado, no hay vuelta atrás. Cuando ha tomado la decisión, se va. No hay lágrimas ni disculpas.

LIBRA

Libra tendrá la solución perfecta para todos tus problemas y una respuesta para cada pregunta que le hagas. Si estás atrapado/a y enredado/a en el encanto de un Libra, no podrás escapar. Si lo intentas, sus argumentos serán tan válidos que desistirás.

Su atracción es lógica y real. No tiene nada de magia, es el resultado del sentido común. Eso sí, cupido es un becario ante un Libra que innatamente lleva el talento de la seducción dentro: ellos inventaron el romance. Lo refinaron hasta convertirlo en un arte. Amor = Libra.

Es común que confunda la amistad con el amor. Sí, se entregan, pero nunca encontráras un Libra con el corazón destrozado. Su rapidez y capacidad para olvidar resultan insultantes. Magulladuras, sí. Heridas, no.

Puede que discutáis, pero recuerda que su objetivo siempre será llegar a un juicio justo. Tal vez sea ese sentido de justicia lo que puede traerte problemas. Irás a sus brazos en busca de consuelo pero, al contarle tus penas… te encontrarás posiblemente con un “tú qué hiciste”. Su pensamiento lógico y su claridad para pensar pueden irritarte. Tendrás que aprender a vivir con ello.

Si aún no sois pareja, da tú el primer paso. Sin miedo, ¡le va a encantar!

ESCORPIO

¿Quieres pasión? Enhorabuena a las premiadas. Pero, ¿tienes alergia a los excesos? ¡Corre y no mires atrás! Escorpio te parece tranquilo y sereno. Exacto: te parece. Su superficie puede ser impasible, pero por dentro es pura pasión. Y no sólo en el amor. Asegúrate y ve con cuidado. Su picadura puede ser difícil de curar.

Él no sólo disfruta ganando, es que tiene que ganar. No soporta el ridículo ni la vulgaridad. Es su propia ley y se desentiende por completo de lo que piensen de él los demás.

¿Sigues ahí? Tal vez necesites un tiempo para adaptarte a su personalidad. Lo positivo: te hará más fuerte. Y todo comentario positivo que te haga, no lo dudes, será totalmente sincero.

SAGITARIO

El entusiasmo idealista y la curiosidad de Sagitario son contagiosos. Puede que te lance al aire en un momento de euforia y… se olvide de recogerte. Las personas bajo este signo son soñadoras. Una vez han llegado a la conclusión de que hay alguna esperanza para realizar sus sueños, sacan su caja de colores y comienza a pintar sus sueños con la imaginación más vivida y desatada que se pueda imaginar.

Su excesiva imaginación puede llevarlos al fracaso, pero no importa porque la diosa Fortuna SIEMPRE está a su lado. Aviso: puede que descubras que le falta tacto y a veces parece atolondrado/a, pero jamás se mostrará cruel deliberadamente contigo.

Su vida romántica la vive en un nivel superficial, pero lo plantea con sinceridad. Busca relaciones frívolas. No te sorprendas si le da por contarte las múltiples aventuras que ha tenido. Pero tranquilo/a, si tienes claro que es tu media naranja y le da por huir, recuerda: es torpe. Probablemente tropezará y puedas alcanzarle.

Tal vez el truco para que lo vuestro funcione es que te tomes la vida con el mismo ánimo con que se la toma él/ella. Nunca eches agua fría sobre el entusiasmo con que abraza sus ideas descabelladas. Recuerda, con todo, su amor es verdadero.

CAPRICORNIO

Sí, el signo Capricornio es un romántico incurable. Te cuesta creerlo porque su comportamiento tranquilo, sus acciones prácticas y la seriedad en sus intenciones harán que a veces sufras sus actitudes bruscas. Su humor irónico, confiésalo, en ocasiones te parecerá aburridísimo. Y no, no eres tú, es que ciertamente hace bromas secas y retorcidas que nosotras tampoco entenderíamos.

Pero mira su otra faceta porque encontrarás un/una alegre soñador/a. Vas a descubrir (¿ya lo has hecho?) que tiene un corazón cálido y cordial. Recuerda que, para Capricornio, su deseo de intimidad es lo que le hace poner alas al romanticismo, por lo que nada de salir corriendo (ahora) a sus brazos para estrujarle.

Compartirá sus sueños contigo y con alguno vas a flipar (recuerda que es la Cabra del zodiaco), pero no le tomes por loco. Deja que siga soñando. Puede que al final te sorprenda y acabe cumpliéndolos…

Es una carrera de fondo. Lo mejor de estar con un Capricornio está al final. Es ese postre que hace redonda una buena comida. Si quieres que tu relación amorosa empiece con un primer plato fuerte, te has equivocado saliendo con alguien de este signo. Les cuesta hacer declaraciones verbales, pero eso no significa que no sean románticos. Lo son, pero hacia dentro.

ACUARIO

El amigo de los amigos: Acuario. Hasta para hablar de su peor enemigo se referirá a él como “mi amigo”. Para este signo, todo el mundo representa algo muy especial en su vida

Les cuesta revelar sus auténticos sentimientos, por lo que te pasarás casi toda la relación cuestionándote si lo que dicen es sincero. Se guían por ideales excepcionalmente elevados. No te muestres como un libro abierto. Necesitan que les pique la curiosidad. Les atraen los retos: cuánta menos información, más emocionante para ellos sacar su espíritu detectivesco.

Su pareja ideal es la que se convierte es su gran amiga. Esa es la base del amor para Aries. A veces, puede que te sientes algo abandonada y es que, una vez que está estable en pareja, considera que ya puede concentrarse en otras cosas que en ese momento le parecen más importantes. Pero no hagas un drama, eso no significa que haya dejado de quererte. Si eres tú quien le rompe el corazón, Acuario procurará que se rompa en silencio. Que ni su familia ni sus amigos oigan ruido o hagan preguntas.

No te sientas herida cuando muestre su preferencia por la soledad y prefiera que le dejen solo con sus sueños silenciosos. Ya volverá a compartirlos contigo. Pese a su torpeza para todo lo romántico, puede decirte frases que sólo podrían haber sido inventadas por los ángeles.

PISCIS

Un Piscis puede ser todo lo que tú quieres encontrar en alguien… o todo lo que no quieres. Cuando eligen un camino a seguir, SIEMPRE les sale bien. Si intuición innata y su mente despierta les orientan siempre a objetivos sensatos.

¿Te gusta el romanticismo? Estás de suerte: a Piscis le encanta. Son una especie de esponja espiritual, pero eso puede ser psicológicamente agotador. Son capaces de meterse en los zapatos de todos, están todo el día escuchando a quienes están a su alrededor. Esto incluye lo alegre, lo triste, lo terrible, lo oscuro, lo luminoso…

Suelen necesitar largos periodos de descanso. No les incomodes en sus momentos de silencio. Además, Piscis es extremadamente sensible y fácil de herir. Sus rasgos tímidos se deben a que percibe dolorosamente sus propias limitaciones y las siente agudamente. Necesita saber que sus virtudes son reconocidas por alguien a quien admira: tú.

No pueden evitarlo: los Piscis son sociables por naturaleza. Eso sí, por la parte que te toca, no encontrarás mejor compañero para hablar de cualquier cosa que se te ocurra. Además, necesitan apoyo emocional, que les brinden tranquilidad y confianza. A cambio, le tendrás siempre a tu lado en tus males.

por:cosmo.

Categories: Tendencias