Perder peso y quitarnos los kilos de más se ha convertido en el mantra de millones de personas. Parece que siempre estemos dispuestos a seguir, una y otra vez, la última dieta de moda.

Sin embargo, casi siempre se acaba fracasando, puesto que las dietas no son más que un círculo de descontrol alimentario.

Muchas veces, aunque le pongamos ilusión, voluntad y ganas, cuando empezamos una dieta acabamos volviendo a sentir decepción, frustración e impotencia.

Por ello, Luis Navarro nos trae un libro revolucionario que nos reconecta con el acto de comer, algo natural y necesario que para muchas personas se convierte en un dilema moral, algo que hacemos bien o mal.

¿Y a qué se debe esto?

A la mentalidad de dieta, que produce un cambio en nuestra forma de percibir los alimentos, lo que conlleva a un esfuerzo, sacrificio, y lucha constante a la hora de comer.

Todo esto trae de la mano emociones que nos perjudican como la culpabilidad, la impotencia, la ansiedad, el miedo o la frustración.

Lo más probable es que hayas vivido en un ambiente con mentalidad de dieta, con preocupación por lo que se comía y por tu cuerpo, por lo que has interiorizado y hecho nuestras tuyas estas voces, que son fruto de la presión social por adelgazar.

¿Te suena de algo?

Con el método que te propone este libro, aprenderás a gestionar tu ansiedad y tus emociones y a aplicar, poco a poco, los 4 hábitos cotidianos que te ayudarán a perder peso progresivamente.

Es decir, adelgazarás de una forma natural y saludable.

Además, el libro nos propone una aventura donde podremos descubrir la inteligencia de nuestro estómago y de paso aceptaremos nuestro cuerpo y nos liberaremos de la mentalidad de dieta, que es la causante de la ansiedad, la culpabilidad y el sobrepeso. 

Hay estudios que muestran que solo un 5 por ciento de la población femenina mundial tiene un cuerpo de una modelo de pasarela.

O sea, que el 95 por ciento de las mujeres del planeta tienen cuerpos diversos y normales. Este modelo de belleza no responde a nada objetivo, es arbitrario, no tiene ninguna base científica.

“ES SOLO UNA IMPOSICIÓN CULTURAL DE ESTA SOCIEDAD QUE AL ASUMIRSE COMO ALGO NORMAL, LLEVA AL RECHAZO DEL PROPIO CUERPO Y AL SUFRIMIENTO EMOCIONAL DE MILLONES DE MUJERES QUE, POR MUCHAS DIETAS Y EJERCICIO QUE HAGAN, NUNCA LOGRARÁN TENER UN CUERPO DELGADO.

PERO ESTE MODELO NO ES NI NORMAL NI SALUDABLE, ES SOLO CULTURAL Y, COMO TAL, PUEDE SER RECHAZADO O ACEPTADO, ANALIZA LUÍS NAVARRO.

En contraposición a la creencia generalizada de que se debe hacer ejercicio para adelgazar,Luis Navarro es contundente: no funciona. ¿Sorprendida?

Resumido, el planteamiento del libro vendría a decir que el gasto de energía se realiza principalmente en tres frentes: el primero es el funcionamiento del cuerpo cuando está en reposo (tasa de metabolismo basal), el segundo en la digestión de los alimentos y en tercer lugar en la actividad física.

Prácticamente no tenemos control sobre nuestra tasa de metabolismo basal, pero supone nuestro mayor gasto energético.

En general representa entre el 60 y el 80 por ciento del gasto total de energía.

La digestión de alimentos solo representa alrededor del 10 por ciento del gasto de energía que realizamos.

Eso deja solo entre el 10 y el 30 por ciento del gasto total de energía para la actividad física, de la cual el ejercicio es solo un subconjunto.

¿Cómo podemos usar estos datos en nuestro beneficio?

El método de Luis Navarro trata de sustituir progresivamente los hábitos negativos que tenemos porcuatro nuevos. Se tarda de media entre 60 y 90 días para crear nuevos hábitos:

  • Primer hábito. Como cuando tengo hambre física.

Para resolver definitivamente el problema de peso hay que actuar sobre las causas de éste. Las causas del sobrepeso son dos: los hábitos negativos y las emociones.

  • Segundo hábito. Disfruto comiendo.

“Cuando comas, come”, nos dice Luis Navarro. Esto se traduce en, nada de móviles, ordenadores, radio, televisión, libros, periódicos o revistas. Estar presente cuando comemos es esencial para sentir la sensación de saciedad.

  • Tercer hábito. Como lo que me apetece.

Es una falsedad afirmar de que hay alimentos que engordan por si mismos. Sin darnos cuenta, hemos dado a ciertos alimentos el poder de engordarnos. Con ello hemos creado la fantasía, la ilusión colectiva, de que algo externo, como algunos productos, tiene el poder intrínseco de engordarnos.

  • Cuarto hábito. Paro de comer cuando siento saciedad.

Una de las formas de sentir saciedad es cuando notamos que, después de unos cuantos bocados, lo que estamos comiendo no tiene ningún sabor, es una pasta en la boca.

Esto sucede porque el centro de placer del cerebro asociado a la alimentación ha detectado que no te hace falta más energía y, por eso, la sensación de sabor ha desaparecido.

El libro “Los 4 hábitos de la gente delgada” saldrá la venta el 12 de febrero próximo y promete ser una auténtica revolución.

por:Marieclarie.

Categories: Fitness