Si toda la vida te sientes cansado y ya no puedes de lo inflamado por tanto estrés, te urge eliminar eso que te está llevando al límite

No se trata de cambiarte de trabajo ni de abandonar a tu familia, solamente tienes que dejar de hacer ciertas cosas, ya verás.

1. LLEGAR TARDE
¿Eres el típico al que sus amigos le dicen que la cena es a las 7:45 para que llegues a las 8:30? Puedes estar sufriendo de la falacia de la planeación: una combinación de optimismo y estimaciones absurdas. Esto no solo afecta a quien te espera, también te llena de estrés y te pone obstáculos innecesarios en la vida. Acepta cuánto te toma salir de tu casa y llegar a los lugares, vas a ver cómo te cambia estar a tiempo. Además, créenos que disciplinarte en esto te va a ayudar a lograr otras metas y tu ansiedad bajará varias rayas.

2. DECIR QUE SÍ A TODO
Empieza solamente por no decir que sí. Puedes usar el “lo voy a pensar” o “no estoy seguro” para ganar tiempo. Es menos perturbador rogar que no te vuelvan a preguntar, que estar rumiando cómo cancelar algo que aceptaste. Y acuérdate, no necesitas matar a tu abuelita, con un “no estoy seguro de que me dé tiempo” la libras.

3. COMPRAR CADA MARTES TU REVISTITA DE CHISMES
Sí, ya hablamos de que el chisme nos encanta y nos dispara áreas cerebrales del placer, pero aunque no lo creas, enterarte de que a la actriz de la novela de las 9 también le ponen el cuerno, no te va a hacer sentir mejor, al contrario. Aunque en tu cerebro se active la zona del placer cuando lees estas desgracias, el crash es mucho mayor. Y además llenas tu cerebro de información que no necesitas, dejando poco espacio para lo importante.

4. ENFURECERTE EN SECRETO

¿A poco no te sientes bien orgullosa cuando alguien se te mete en una fila y no le dices nada porque no vas a llegar a ningún lado con una persona así? Tú nunca lo harías y por eso eres mejor persona, ¿no? Pues no, fíjate. Marinar tu furia solo te hace daño a ti. Tendemos a huirle a las confrontaciones porque asumimos que la bronca se va  a hacer más grande y va a arder Troya, pero a veces te pueden sorprender y hasta te piden disculpas, así te baja el hervor de la sangre. Lo mejor es decirle lo más tranquilamente posible que lo que acaba de hacer está mal, y si quieres y puedes, irte, pero lo más importante… let it go! 

5. LLENAR DE ACTIVIDADES CADA UNA DE TUS HORAS
Los masones dicen que el día tiene 24 horas para que trabajemos ocho, nos divirtamos otras ocho y durmamos ocho. Hoy eso parece imposible cuando haces hora y media a la oficina, súmale el FOMO (fear of missing out o ansiedad de quedarte fuera), y entonces ya valió todo. Entre semana te pasas todo el día trabajando y el fin atascas de actividades cada huequito, para sentir que lograste mucho. Para mejorar, al menos trata de que los fines de semana te quede tiempo para descansar.

6. COMPRAR ROPA, GADGETS Y DEMÁS
Si crees que eres muy ahorrador porque compras todo en oferta, estás mal. Toda es ropa, esa raqueta de squash y ese walkie talkie contra agua van a acabar en el clóset sin usar, porque realmente no los necesitabas. Y además de lo que gastaste, ese amontonadero te va a robar paz. Sí, tu cerebro libera dopamina cada que compras algo, pero ¿no te emocionaría más no tener deudas en la tarjeta? Si algo te gusta, repósalo en tu mente unos días; si al día siguiente ya ni te acuerdas por qué te gustaba, no lo necesitas.

7. PRETENDER SER ALGO QUE NO ERES
Proyectar una imagen falsa es lo más desgastante que hay. Si te choca salir en la noche y desvelarte es una tortura, ¡no lo hagas! Lo mismo pasa con hacerte el chistoso si no lo eres, o fingir que amas a los animales porque tu suegra tiene cuatro gatos, tres perros y un perico. Ser tú mismo es mucho más sencillo en todo, en redes sociales, con tu familia, en tu trabajo, etc. Y si hay algo de ti que te choca, mejor trabaja en cambiarlo en vez de ocultarlo. Pero vivir con un disfraz eternamente solo te roba horas de vida y paz mental.

por:moi.

Categories: Salud